Trofeo Femenino

Report by Jose Garcia de Soto (in Spanish) – snipespain.es

El Real Club Marítimo de Santander organizó el Trofeo Femenino, en el que todos los barcos compiten con mujeres como timoneles.

Crónica de José García de Soto

Un año más, la clase Snipe santanderina sigue siendo pionera en la promoción de la Vela femenina en el Club, actividad que comenzó a promocionar por los años 60 y que a pesar de que parece ser que últimamente el Marítimo se escribe con M de Mujeres, pocas féminas han navegado en vela ligera en el mismo.

En el Snipe, a lo largo de sus 84 años de vida en el RCMS han navegado Conchita Bermúdez, Mar Castanedo, que formó tripulación con Helena de la Gándara, Teresa Pereda, que lo hizo con María Martínez-Laguna, Sara Yllera, que navego con Lucia Yllera, y Cristina García de Soto, que navegó de tripulante con su hermano Borja y Alicia Elorza que navegó de tripulante con su hermano Juan y Lucia Gutierrez… aunque de esto hace ya muchos años.

En la actualidad en el Snipe navegan Leticia Herrerías, Wendhy Parhoens y Cristina Gutierrez, la primera a como patrona y las otras dos como tripulantes, de las que la flota se honra con que formen parte de la misma.

Este domingo, tras las gestiones realizadas por los miembros de la flota para que el evento se llevase a buen término, ha tenido lugar la regata Femenina 2019 para la clase Snipe, en la que diez han sido las tripulaciones que han tomado parte en el evento, en el que el patrón tenía que ser mujer. Desafortunadamente tres tripulaciones inscritas han fallado a la cita, de las que una de ellas, al tener la base en Pedreña, no pudo llegar a la competición por falta de viento. Con todo el evento ha sido un auténtico éxito, en la que las patronas, tanto las que navegan asiduamente, como las que lo han hecho por primera vez han disfrutado de las sensaciones de navegar en Snipe con una flota de 10 embarcaciones, entre las que navegaba, y con buenos resultados, un Snipe que cuenta con la nada despreciable edad de 48 años sobre sus cuadernas.

En la tirada, al ser la mayoría de las participantes la primera vez que gobernaban un Snipe, todas las patronas han realizado un gran esfuerzo, teniendo que esforzarse para conseguir que su embarcación luchase por quedar en la mejor posición de la tabla, disfrutando con ello de las sensaciones que les ha producido el Snipe, en el que la táctica y la técnica son de imprescindible dominio para regatear.

En este evento, el tan solo tomar parte en él, era un triunfo.

El viento no hizo su aparición sobre la bahía hasta bien entrado el medio día. La marea estaba subiendo desde las 10 30, con lo que la espera a que el viento hiciese su aparición ayudó a preparar las embarcaciones de las tripulaciones que navegaban por primera vez en Snipe. Permitiendo que todas las tripulaciones se hiciesen a la mar con sus aparejos en perfectas condiciones, y con agua en la rampa, lo que era de agradecer. Esta falta de viento hasta casi la hora de la salida propicio que la tripulación del Canica, a la caña de Anatasia Llorens, con Pablo Arrate de tripulante, que sale de Pedreña, no pudiese hacerse a la mar. Cuando el viento acabó entrando en la bahía, lo hizo del cuarto cuadrante, con una escasa intensidad y grandes roladas, sobre todo en las cercanías de tierra. Para la ocasión, comité instaló, en el interior de la bahía, un recorrido al viento con dos vueltas y entrada en popa, fondeando barlovento al 310ª. La salida fue valida a la primera con toda la flota sobre la línea. En el primer tramo de la regata la flota navego en un pañuelo hasta la mitad del mismo, en donde las roladas y las diferencias de presión la dividieron en dos grupos; el de cabeza comandado por Ana Porres, en el Güemes, al que seguían Marta Quirce con el Patín y Yolanda Segura en el Chiqui IV. Algo más retrasados navegaban en un pañuelo Leticia Herrerías, y Laura Garcia en el Patagonia, María Sánchez en el Chiqui, Claudia Carpintero en el Zipi, Laura Fernández con el Atram al que seguía Andrea Castañeda, en el Águeda y María Torcida, que con Marieta navegaban en el Sin Nombre, y Cristina Casto en el Larus. En la popa Ana mantiene con solvencia la primera posición, mientras que Yolanda consigue acercase a Marta, montando muy juntos el resto de la flota, que comandaba, por escasos centímetros, María, que pago muy caro la tardanza de su tripulante en cazar el foque a la salida de la baliza. En la ceñida las posiciones se mantuvieron hasta las cercanías de la baliza de barlovento, en donde las encalmada y las roladas, hábilmente aprovechadas, colocaron a Marta a la Cabeza de la flota, seguida de Yolanda y de Ana, montando a Leticia que comando el grupo hasta la entrada.

La clasificación de la primera prueba fue: 1º Patín de Marta Quirce y David Solana, 2º Chiqui IV de Yolanda Segura y Enrique García de Soto, 3º Güemes, de Ana Porres y Pablo Pelayo, 3º Patagonia de Leticia Herrerías y Laura García, 5º Chiqui de María Sánchez y Manuel Sánchez-Valverde, 6º Zipi de Claudia Carpintero y Héctor Castanedo, 7º Atram de Laura Fernández y Boris Nieto, 8º Águeda de Andrea Castañeda y Pablo Gómez , 9º Sin Nombre de María Torcida y Marieta y 10º Larus de Cristina Castro y Alfredo Marinez.

A continuación y tras acortar el recorrido como consecuencia de la caída del viento, el comité comenzó con el procedimiento para la segunda prueba del día, que definió la clasificación final de la regata Femenina 2019 de la clase Snipe. En esta ocasión el Zipi se salió de línea, lo que le obligó a enmendar su error, mientras que toda la flota, excepto el Chiqui IV salió amurado a estribor, navegaron por el lado de la izquierda, hasta la mitad del recorrido. En esta segunda regata las tripulaciones noveles mejoraron enormemente de endiento al ir “pillando” las peculiaridades del Snipe, lo que permitió a la flota navegar muy compacta, haciendo más interesante la regata. A barlovento llegó destacado el Patín al que seguía el Chiqui IV, tras ellos lo hicieron en un pañuelo el Chiqui, el Patagonia, el Atram, el Sin Nombre, a los que seguían el Águeda, el Zipi y el Larus. En la popa el Chiqui IV adelantó al Patín a escasos metros de la baliza, los demás participantes mantuvieron sus puestos, al paso por sotavento. La ceñida y la popa final fueron de trámite, sin cambios en la clasificación, llegando muy juntos a la línea el Chiqui IV y el Patin, con lo que Yolada se proclamó vencedora de la regata Femenina 2019 para la clase Snipe, tercero fue el Chiqui, cuarto el Güemes, quinto el Patagonia, sexto el Atram, séptimo el Sin Nombre, 8º el Águeda, 9º el Zipi, 10º el Larus

Con lo que la clasificación final del trofeo Femenino de la clase Snipe 2019 ha sido:

1º Yolanda Segura y Enrique García de Soto, con el Chiqui IV, 3 puntos

2º Marta Quirce y David Solana con el Patín, 3 puntos

3º Ana Porres y Pablo Pelayo con el Güemes, 7 puntos

4º María Sánchez y Manuel Sánchez-Valverde con el Chiqui, 8 puntos

5º Leticia Herrerías y Laura García, con el Patagonia, 9 puntos

6º Laura Fernández y Boris Nieto, con el Atram , 13 puntos

7º Claudia Carpintero y Héctor Castanedo, con el Zipi, 15 puntos

8º María Torcida y Marieta con el Sin Nombre, 16 puntos

9º Andrea Castañeda y Pablo Gómez, con el Águeda , 16 Puntos

10º Cristina Castro y Alfredo Martínez, con el Larus, 20 Puntos.

J.F.M.J.O.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *